Category Archives: zero tolerance

Auto Added by WPeMatico

Ideologías caducas y exclusión

IMAGE: Mary Valery - 123RFMi columna en El Español de esta semana se titula “Problemas de otros tiempos” (pdf), y vuelve al tema tratado hace dos días, la exclusión de los supremacistas blancos y neonazis de la red, en virtud de una serie de medidas acometidas por compañías referentes en ese entorno. Si hace dos días contábamos cómo el panfleto neonazi “The Daily Stormer” era expulsado de su dominio por GoDaddy y, posteriormente, por Google, y se veía obligada a refugiarse en un dominio ruso, dos días más tarde podemos comprobar cómo el dominio ruso ha sido igualmente cancelado, y cómo Cloudflare, un proveedor de servicios de DNS, de protección y de distribución de contenidos fundamental en la red, retiraba asimismo sus servicios a la página neonazi.

Es precisamente el caso de Cloudflare, magistralmente explicado por su CEO, Matthew Prince, en versión corta y de circulación supuestamente interna, o en versión más larga y depurada, el que merece una mayor reflexión. Indudablemente, la página en cuestión tiene ahora muy complicado continuar su actividad en la red: a todos los efectos, ha sido expulsada de la red. Las palabras de Kevin Prince no dejan lugar a la ambigüedad: tras la estupidez recalcitrante de los creadores de la página, que se dedicaron a atribuir que Cloudflare no les hubiese echado a unas supuestas simpatías de la compañía por la ideología neonazi, afirma que 

“I woke up in a bad mood and decided someone shouldn’t be allowed on the Internet. No one should have that power.” 

(Me desperté de mal humor y decidí que la presencia de alguien no debería estar permitida en Internet. Nadie debería tener ese poder.)

En efecto, la reflexión del fundador y CEO de Cloudflare tiene mucho de sentido común: debido a un proceso de concentración empresarial, cada vez son menos las compañías implicadas en que alguien pueda tener voz en la red. Pero por muy repugnante que nos pueda resultar una página o una ideología determinada, los que deciden si tiene cabida o no en la red no deberían ser los responsables de una serie de compañías privadas: esa decisión debería corresponder a un juez, ejercitando el debido proceso penal.

El proceso de exclusión de las ideologías neonazis y supremacistas que estamos viviendo en los últimos días no se limita a una sola página. Si de alguna manera simpatizas con esa ideología, verás cómo los grupos que interpretan música con esa tendencia desaparecen de Spotify, los enlaces a ese tipo de contenidos no tienen cabida en Facebook, no puedes hablar del tema en foros de Reddit ni en algunas plataformas de mensajería instantánea, no puedes escribir en WordPress, las campañas de recaudación de fondos para esa temática no son permitidas en ninguna plataforma de crowdfunding ni tienen acceso a medios de pago como Apple Pay o PayPal, e incluso se impide tu acceso a herramientas para buscar pareja como OKCupid.

De acuerdo: las ideologías supremacistas, neonazis y que promueven el odio o la discriminación son AS-QUE-RO-SAS, y además, absurdas. Son tan propias de otros tiempos como el yihadismo, que corresponde en realidad a una idea de cruzada religiosa propia de hace cinco o diez siglos, pero que aún provoca barbaridades incomprensibles como la de anoche en Barcelona. Totalmente de acuerdo: las ideologías que proclaman que una raza es superior a otra, que una religión debe eliminar a los infieles o que un sexo está más preparado que otro deberían ser declaradas absolutamente inaceptables, parte de problemas del pasado basados en la ignorancia más supina y más absurda, una discusión completamente superada. Algunos imbéciles devenidos en presidentes pueden, desgraciadamente, hacer que los problemas de hace décadas vuelvan a resucitar y se conviertan de nuevo en parte del escenario, como si se tratase de ideologías en discusión, cuando la realidad es que hace muchos años que fueron adecuadamente excluidas del panorama político. Pero independientemente de que nos manifestemos públicamente en contra de esas ideologías caducas, las medidas de exclusión deberían provenir no de decisiones individuales de compañías privadas, sino de un juez. En muchos países de la Europa central hace décadas que determinados contenidos están radicalmente prohibidos, y eso responde a un consenso social fruto, en gran medida, de experiencias vividas anteriormente. En otros países, como los Estados Unidos, se asegura que el gobierno nunca podrá censurar tu libertad de pensamiento, de expresión o de publicación, pero no impiden que sea una compañía privada o actores de otro tipo los que eliminen, de facto, la posibilidad de alguien de expresarse en un medio determinado.

Tomemos la decisión con una idea de absoluta tolerancia al pensamiento – que no a los hechos – o con la conocida paradoja de la tolerancia bien presente, deberíamos tener en cuenta que hablamos de los elementos que van a constituir la sociedad en la que viviremos en el futuro, en la que vivirán nuestros hijos. ¿Deberíamos aspirar a impedir, prohibir o eliminar de la sociedad toda aquella ideología que de alguna manera no aceptase determinadas reglas? ¿Qué hacer, por ejemplo, en un caso como el de AfD en Alemania, que no se definen como abiertamente neonazis o supremacistas para evitar un conflicto legal, pero abiertamente defienden en sus propuestas este tipo de ideologías sin llamarlas por su nombre? Que una ideología provenga de movimientos supuestamente desechados hace diez siglos años o hace quince décadas no implica que no haya imbéciles capaces de hacer que vuelvan a resurgir, como estamos desgraciadamente comprobando. Habra que tomar decisiones sobre el lugar que esas ideologías caducas pueden o deben tener en la sociedad y en la red.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Just because your idea is outdated or offensive, doesn’t mean you should be silenced… or does it?” 

 

Powered by WPeMatico

Discurso del odio y libertad de expresión

IMAGE: ?ukasz Stefa?ski - 123RFTras los trágicos eventos de Charlottesville, la actitud de algunas compañías en el entorno de la tecnología con respecto a la tolerancia frente al discurso del odio parece estar empezando a cambiar. En un breve espacio de tiempo, el registrador de dominios GoDaddy ha rescindido el registro de la página neo-nazi “The Daily Stormer“, que de manera inmediata la ha desplazado a Google Sites, para encontrarse con una nueva negativa de Google a hospedarla alegando la violación de sus términos de servicio, y con la cancelación del nuevo dominio. Tras esa segunda expulsión, la página ha decidido trasladar su domino a la dark web, con la promesa de volver más adelante.

Al tiempo, Facebook ha decidido eliminar todos los enlaces a un artículo publicado en la misma página en el que insultaban a la víctima del atropello de Charlottesville, Reddit ha cerrado foros en los que se hacía apología del odio y del nazismo, el sistema de mensajería instantánea para gamers Discord, aparentemente muy utilizado por este tipo de comunidades radicales, ha cerrado servidores y expulsado a usuarios que lo utilizaban para conversaciones para promover la ideología nazi, WordPress ha cerrado la página de un grupo neonazi vinculado con el asesino, y sitios de crowdfunding como GoFundMe o Kickstarter han cancelado campañas que pretendían recoger fondos para la defensa del autor del brutal atropello.

Las acciones de las compañías tecnológicas sugieren un importante cambio de actitud frente al discurso del odio y las ideologías radicales, con la aparente idea de eliminar este tipo de contenidos de las redes. Frente a este discurso, encontramos la actitud de plataformas como la American Civil Liberties Union (ACLU), que al tiempo que condenaba las demostraciones y la violencia de los supremacistas blancos en Charlottesville, dejaba claro también en un tweet y en una carta abierta el derecho de los radicales a manifestarse en virtud de la Primera Enmienda de la Constitución, en una actitud que llevó a la asociación a recibir fuertes críticas y acusaciones de ambivalencia.

La actitud de la ACLU, de Foreign Policy o de páginas como Techdirt, que afirman la necesidad de proteger la libertad de expresión incluso aunque lo que esté siendo expresado nos repugne, hacen referencia a los problemas que puede traer una actitud maximalista y de intento de eliminación del discurso del odio: en primer lugar, que esa eliminación conlleva que ese discurso pase a tener lugar en foros ocultos o más discretos como la dark web, y se radicalice más aún mientras una parte de la sociedad piensa falsamente que ha sido eliminado. Y en segundo, que la arbitrariedad al designar qué discursos deben ser excluidos termine generando ambigüedades o situaciones en las que lamentemos haber concedido esas “excepciones” a la Primera Enmienda, dando lugar a problemas más importantes que los que se pretendía originalmente resolver. Una posición de este tipo viene a solicitar que se refuercen los mecanismos con los que la sociedad ya cuenta para impedir las acciones de los radicales, pero sin impedir su libertad de expresión, marcando una separación entre discurso y acciones.

En otro plano se sitúa la idea de que, aunque exista libertad de expresión y una persona pueda decir lo que quiera aunque resulte molesto en virtud de la Primera Enmienda constitucional, eso no implica que lo que diga no vaya a tener consecuencias, y esa persona, por haber dicho algo posiblemente repugnante o que genere animadversión, no vaya a sufrir consecuencias como, por ejemplo, perder su trabajo, ser expulsado de una universidad o ser objeto de otro tipo de represalias, como discutíamos hace pocos días o como magistralmente plasma XKCD en una de sus viñetas.

Frente a estas actitudes que claman por defender el ejercicio de la libertad de expresión a toda costa, surgen otras actitudes que invocan al filósofo Karl Popper y su paradoja de la tolerancia, que afirma que si una sociedad es tolerante sin límites, su habilidad para ser tolerante será finalmente confiscada o destruida por los intolerantes, lo que implica que defender la tolerancia exija no tolerar lo intolerante.

¿Debe toda expresión estar permitida en la sociedad o en la red? Después de todo, un numero creciente de gobiernos persiguen y cierran los foros en la red del yihadismo radical por su carácter de exaltación del odio religioso, y pocos son los que se escandalizan por ello. ¿Qué tienen los neonazis o los supremacistas blancos que no tenga el yihadismo radical, aparte -desgraciadamente – de más simpatizantes en algunas sociedades occidentales? Décadas de prohibición de actitudes y memorabilia nazi en algunos países europeos no parecen haber conseguido gran cosa a la hora de hacer desaparecer ese tipo de ideologías. ¿Aciertan las compañías tecnológicas pasando a una actitud más beligerante de exclusión del discurso del odio? ¿Pueden unos simples términos de servicio competir con la Primera Enmienda? ¿Se trata de una respuesta, posiblemente peligrosa, a la falsa equidistancia y al discurso de “ellos contra nosotros” del presidente Trump? ¿Deben ponerse límites a la libertad de expresión en la red?

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Are tech companies correct to move against the alt-right?” 

 

Powered by WPeMatico

¿Cómo deberían definirse el acoso o el abuso en un contexto social?

IMAGE: Karen Roach - 123RF

Según Twitter, apoyándose en datos generados internamente, sus esfuerzos para combatir el acoso y el abuso en su red están finalmente dando sus frutos.

Las declaraciones de la compañía contrastan con las de un buen número de usuarios que afirman, con capturas y ejemplos de tweets que incurren en este tipo de conductas, que la compañía salda de forma sistemática un número significativamente elevado de reclamaciones con afirmaciones de que “no viola las reglas de la compañía”.

El asunto en discusión es tan sencillo como la definición de acoso o abuso en un contexto social. Según Twitter, algo es acoso no cuando el afectado lo denuncia, sino cuando alguien, dentro de Twitter, lo examina, lo juzga, y emite su veredicto. Según Twitter, ellos son los jueces inapelables de lo que constituye acoso o abuso en su red, y la opinión de los denunciantes de tales conductas no cuenta en absoluto. Visto así, ese tipo de contestaciones, que hace algunos años tuve la ocasión de recibir yo mismo, son un recurso sencillo y barato para la compañía, que puede decidir qué comportamientos son constitutivos de acoso y abuso y cuáles no, y reportar las cifras que le vengan en gana sobre la reducción de esos comportamientos en su red.

El problema de erigirse en juez inapelable sobre lo que es acoso o abuso es que, en realidad, eso no es lícito en absoluto. En un contexto social, la única persona que puede juzgar si un comportamiento constituye acoso o abuso es el afectado. Si un afectado afirma estar siendo objeto de acoso o abuso, ese acoso o ese abuso automáticamente deben pasar a existir. El acoso o el abuso son problemas esencialmente subjetivos: alguien puede acosar a otra persona simplemente insistiendo en un tema determinado, aunque lo haga con unos modales perfectos. Los límites de ese acoso o abuso, en ese sentido, podrían llegar a marcarse en función de las características de la víctima: los personajes públicos, por su visibilidad, podrían estar en cierto sentido obligados a aceptar determinados niveles de acoso o abuso, o en particular aquellos que fuesen relevantes con respecto a las razones por las que poseen esa visibilidad. Así, preguntar insistentemente a un político por un caso de corrupción difícilmente podría ser conceptualizado como acoso, pero hacer lo mismo con un ciudadano anónimo con respecto a una factura supuestamente impagada sí podría serlo. La clave, desde mi punto de vista, está en la dimensión social.

Otro elemento evidente estaría, muy posiblemente, en la fuerza empleada: no es lo mismo que alguien insulte a otra persona desde una cuenta con pocos seguidores, posiblemente anónima y carente de credibilidad alguna, que el que ese insulto sea dirigido desde una cuenta con una trascendencia elevada, con un gran número de seguidores o con una visibilidad relevante. La dimensión social añade a cuestiones como el acoso o el abuso una serie de variables que es preciso tener en cuenta a la hora de emitir una opinión sobre su naturaleza.

Pero el principal problema, desde mi punto de vista, estriba en la naturaleza de la cuestión: un comportamiento no es constitutivo de acoso o abuso “porque lo diga Twitter”, sino porque lo diga el afectado. ¿Podría esta política de tolerancia cero ser utilizada por algunas personas para suprimir determinadas actitudes que, en términos estrictamente judiciales, podrían ser considerados lícitos? Posiblemente, pero es que precisamente en eso está la cuestión: la conversación en un contexto social no puede judicializarse, no puede convertirse en un estrado sin juez ni leyes establecidas, y mucho menos puede ser Twitter, parte interesada, quien pretenda erigirse en juez. En un lado está el contexto social, con sus propias reglas marcadas, fundamentalmente, por las normas de la buena educación y otros consensos sociales generalmente aceptados , y en otro lado completamente separado están los tribunales que juzgan delitos como la injuria, el acoso o la difamación. Son niveles diferentes, y Twitter nunca debería, desde mi punto de vista, entrar en el juego de considerarse juez. Lo que Twitter tendría que hacer, de nuevo desde mi punto de vista estrictamente personal, es tomar todas las reclamaciones de acoso o abuso y procesarlas debidamente con arreglo a una serie de protocolos, que pueden incluir desde el borrado del tweet y la advertencia al infractor, hasta la eliminación de la cuenta y la adopción de medidas de exclusión. La única manera de mantener una red social libre de elementos nocivos como el acoso o el abuso es con una política de tolerancia cero.

Mientras esa política de tolerancia cero, mientras el objeto de acoso o abuso no sea quien determine si un comportamiento lo es o no lo es, los datos que Twitter ofrezca sobre los resultados de sus acciones en ese sentido carecerán de toda credibilidad. Pero una vez más: hablamos de un asunto sensible, en el que mi sensibilidad además se acrecienta por haberlo sufrido personalmente, y en el que, obviamente, puede haber opiniones en otros sentidos.

 

Powered by WPeMatico