Category Archives: Jeff Bezos

Auto Added by WPeMatico

Cuando tienes que defenderte de tu propio gobierno

@realDonaldTrump status update #897763049226084352 - Twitter Un tweet del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, provocó una pérdida de valor de más de cinco mil millones de dólares en las acciones de Amazon.com, obviamente no un daño irreparable para una compañía con una marcha absolutamente insuperable en bolsa – nada menos que un 56,524% de revalorización desde su salida – pero un impacto sensible, al fin y al cabo, mucho más reseñable aún por el hecho de estar basado en una premisa falsa.

El “presidente incontinente” se despachó con una acusación de irregularidades fiscales contra una compañía que ya hace mucho tiempo que paga sus impuestos en todos los estados en los que genera sus ventas, demostrando no solo su temeridad y su total falta de criterio, sino además, su nivel de desinformación. Hace ya mucho tiempo que, como respuesta al incremento de la presión de la Unión Europea, la compañía tomó la decisión de adoptar tácticas de optimización fiscal menos agresivas, reportar las operaciones en cada estado y someterlas a los impuestos correspondientes, aunque la acusación de “no pagar impuestos” sigan apareciendo como un tópico habitual cada vez que se habla de la compañía en foros de personas desinformadas. Por otro lado, la acusación de esquivar impuestos, viniendo del único presidente que, en las últimas décadas ha rechazado hacer públicas sus declaraciones de impuestos, no deja de ser de una doble moral que asusta.

Con respecto a la acusación de provocar pérdida de puestos de trabajo, es posible que el presidente Trump no haya leído las noticias recientemente, pero Amazon se ha convertido en una de las compañías norteamericanas que más empleos genera, hasta cincuenta mil puestos en un solo día, algo que es extraño que el presidente no sepa considerando que fue recogido incluso por Fox News

¿Cuál es el problema de Donald Trump con respecto a Amazon? Por un lado, sus evidentes desavenencias con su fundador, Jeff Bezos, que en un momento dado llegó incluso a ofrecer un sitio en uno de sus cohetes para enviarlo al espacio, y que, por otro, adquirió el diario The Washington Post, combativo con las decisiones de Trump como no podría ser de otra manera en un medio de comunicación con criterio. El presidente parece tener con Jeff Bezos una de sus obsesiones seniles delirantes, y periódicamente dispara desde su cuenta de Twitter a sus iniciativas.

En esta ocasión, no obstante, es diferente. Aunque la cotización de Amazon obviamente recuperará lo perdido, estamos hablando del presidente de los Estados Unidos utilizando su cuenta de Twitter para provocar un daño a la cotización de una empresa estadounidense, haciendo pensar a los analistas y al mercado que podrían esperarse de su administración algún tipo de medidas específicas en contra de la compañía. Esto va mucho más allá del supuesto papel de un presidente que no debería interferir con el funcionamiento de los mercados de una manera tan específica salvo que se estuviese produciendo algún tipo de irregularidad, problema o emergencia nacional, pero encaja perfectamente con la forma de actuar de un irresponsable que lanza declaraciones como quien escribe mensajitos irrelevantes, y que todo indica que pretende ignorar todas las reglas de la política y gobernar a golpe de tweet, como si eso fuera de alguna manera posible.

Nada que no supiéramos cuando resultó elegido. Pero que sin duda, se convierte en más inquietante con cada día que pasa en la Casa Blanca…

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “When a company has to defend itself from its own government…” 

 

Powered by WPeMatico

Amazon: cambio de era

AMZN (Aug 2016)Desde su fundación en julio de 1994, Amazon nos ha acostumbrado a una estrategia muy característica: la de invertir continuamente en el crecimiento y el desarrollo de su negocio, no solo no repartiendo dividendos – práctica muy común en compañías de su industria – sino incluso no dando resultados positivos y defraudando sistemáticamente las expectativas de los analistas, algo que suele castigarse con valoraciones bajas de la acción.

A pesar de ello, la evolución de la compañía en el mercado bursátil es a todas luces espectacular: una revalorización de casi un 44,000% desde su salida al parquet, lo que lleva a que si alguien alguna vez descubre los viajes en el tiempo, deba ponerse ineludiblemente en su agenda de consejos a su yo de 1997 que no olvide adquirir acciones de la compañía. Sin duda, los accionistas de Amazon han sido pacientes y han tenido una enorme confianza en la potente estrategia de reinversión de la compañía a lo largo de más de veinte años.

Todo indica, sin embargo, que las cosas han cambiado. En los resultados del segundo trimestre de 2016 cerrados hace unos días, la compañía ha encadenado un beneficio récord por tercer trimestre consecutivo, lo que hace que sean ya cinco trimestres seguidos entregando beneficios y superando claramente las previsiones del mercado. Según la compañía, sus brillantes resultados consisten en una obsesión por la eficiencia y en los beneficios de su escala, pero no cabe duda que el patrón habitual desde su fundación se ha modificado: la compañía a la que no le preocupaba en absoluto reportar pérdidas porque estaba trabajando en planes que excedían con mucho la visión de la mayoría de analistas, parece haber replanteado su estrategia y está recogiendo los frutos de muchos años de siembra.

Los cinco trimestres seguidos con beneficios en positivo se acompañan de otra métrica igualmente positiva: la compañía ha incrementado su plantilla en un 10% mensual a lo largo de los últimos tres meses, y un 47% desde hace un año. Los 183,100 empleados que tenía hace ahora un año han pasado a ser ya 268,900; un total de 85,800 nuevas incorporaciones, sin incluir los empleados con contrato estacional que se incorporan para los clásicos picos de demanda en momentos como las navidades.

En la base de este crecimiento, el buen comportamiento de una división, Amazon Web Services, fruto precisamente de la estrategia de diversificación de una compañía que, tras buscar soluciones para sus propios problemas, procura poner en valor el know-how desarrollado ofreciendo esas soluciones a terceros, como hizo previamente con su logística. Hoy, miles de empresas en todo el mundo almacenan sus productos en los almacenes de la compañía y distribuyen sus productos a través de su logística, del mismo modo que miles de desarrolladores y compañías en todo el mundo utilizan sus servicios de computación, almacenamiento en la nube y ancho de banda hasta totalizar 2,880 millones en facturación, con un crecimiento del 58% sobre las cifras del pasado año.

Que la persona que hace 22 años abandonó su trabajo como VP en una compañía de Wall Street para desplazarse a Seattle y constituir Amazon sea hoy la tercera persona más rica del mundo, únicamente detrás de Bill Gates y Amancio Ortega, es simplemente una consecuencia de todo esto: posee un 18% de esas acciones de Amazon que han elevado su cotización en un 50% desde el pasado febrero, lo que sitúa su fortuna en 65,300 millones de dólares. 

¿Qué puede plantearse una Amazon con esos niveles de beneficio y que, contrariamente a lo que muchos creen, lleva ya tiempo pagando religiosamente en cada país los impuestos que genera su actividad? Básicamente, lo que estamos empezando a ver. Un empuje fuerte en la distribución, en la logística rápida y, en general, en cambiar la manera en la que nos planteamos adquirir muchos productos. Una empresa a la que, como dijo hace muchos años Eddie Cantor, le ha llevado más de veinte años tener éxito de la noche a la mañana. Si creías tener una opinión formada sobre Amazon, es posible que debas comenzar a revisarla.

 

Powered by WPeMatico